Hogar dulce hogar

 

Pi pipipi pi pi piiiiiiiiii

A estas alturas, alguien pensaba que no iba a pasar algo más?

Pues nuestra compañera de piso, antes de irse a Paris unos días, ha cerrado su habitación con llave, pero ha olvidado apagar un despertador infernal (a pilas) con un pitido agudo y penetrante que suena cada vez más insistentemente, hasta que los que estamos a su alrededor tenemos ganas de arrancarnos los oídos. Y toooodas las mañanas lo mismo!

Hemos intentado forzar la cerradura de mil maneras, hasta que finalmente, ante la posibilidad de que echáramos la puerta abajo y que aplastáramos al susodicho aparatejo, éste ha optado por callarse y salvar su penosa vida.

Pero lo mejor de la semana es que tras una ardua búsqueda y negociaciones intensas, hemos alquilado un piso para nosotros solitos.

AL FIN TENEMOS CASA!

Es del tamaño de una caja de zapatos, sin frigorífico ni lavadora, pero es para nosotros solitos.

Photo by Anthologie

Photo by Anthologie

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s