Diario de una mudanza – El retorno del bicho peludo

Hoy, al entrar en el cuartucho – despensa – aseo de la primera planta, he visto al bicho-pelo correr por la pared. Durante un instante nos hemos mirado, pero él ha reaccionado antes y ha intentado esconderse en nuestros abrigos; y ante eso sólo me quedaba una salida … gritar  SOCORROOOO

Creo que lo he dejado sordo momentáneamente (al bicho, claro) Lo que me ha dado una clara ventaja; segundos preciosos que me han permitido explicar al montañero cómo debía luchar contra él, es decir, con una pantufla en la mano.

Todo ha sido muy rápido aunque yo lo veía en cámara lenta. La zapatilla volaba, yo gritaba al mismo tiempo, el insecto estaba bloqueado ante su inminente final, y mi montañero con cara de hastío por tener que aplastar a otro bichejo, a su entender inofensivo.

Finalmente todo ha terminado con una mancha en la pared y un bicho menos en Montpellier.

Descanse en paz

No es que en España no tengamos bichos para todos los gustos; pero es que a esos ya los conozco y sé qué esperar de ellos y cómo actuar cuando aparecen.

Los de aquí ni se presentan ni nada, jooo

 

Cocodrilo de ZaraHome
Me encantaaa! Quiero uno…

Anuncios

4 comments

    1. Menos mal que alguien me entiende! Cuando estay con el montañero y sus amigos, si pasa un bicho por cualquier sitio soy la única que pega un grito y se sube a la silla, jajaja Es genial saber que no estoy sola en mi lucha ;D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s