Diaro de una Mudanza · Capítulo 4 (Bichos)

No podía ser de otra manera, los bichos franceses son diferentes y más asquerosos que los españoles y yo he tenido el placer de conocer a varios.

Os pongo en situación, dos de la madrugada, me levanto al baño, enciendo la luz y veo correr por la bañera una madeja de pelo en todas direcciones.  Tras los primeros segundos de espanto, fijo la vista mejor, y cuál es mi sorpresa, cuando un bicho, mugriento, peludo e inmundo, del tamaño de una varita de merluza pescanova, me saluda y continúa nuevamente con su sesión de footing alrededor de la bañera.

Sinceramente, no soy partidaria de matar sin motivo a bichitos indefensos, pero éste no entraba en ninguna de las categorías anteriores; de modo que armada con el grifo de la ducha, intenté ahogarlo; aunque mis esfuerzos fueron en vano. Sólo tras desperdiciar varios litros de agua, logré manarlo al exiliarlo por el desagüe y colocar el tapón, pero creo que esto no ha terminado aquí y estoy segura de que nos volveremos a encontrar.

Por otro lado, tras pasar de largo, el diluvio universal, hemos disfrutado de algunos días de sol, y en el jardín han aparecido unos volcanes de tierra de los cuáles salen unos gusanos larguísimos, negros y viscosos, ararhrargghggh!

Mi montañero dice que sólo son gusanos.

Uf! con qué ligereza utilizan algunos la palabra “sólo”.   PUAGH

Hormiga hecha a mano por una servidora!

Anuncios

5 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s