Diario de una mudanza . Capitulo 2

Encontrar una casa en Montpellier es como buscar apartamento en Nueva York: Caro, difícil y frustrante; y si además llevas entre tu equipaje un Golden ciego y necesitas garaje para la moto ya ni os cuento. Al final tuvimos que contentarnos con alquilar una habitación y compartir casa.

La guarida está muy bien, pero creemos que la chica que vive aquí tiene el síndrome de Diógenes, porque acumula mil millones de cosas en todos los rincones, y como no queda sitio libre tenemos que embutir todo en nuestra habitación, que está en la primera planta.

Así que quien quiera reírse, que nos imagine subiendo el canapé y los sillones por unas escaleras súper estrechas, arrancando la pintura de la pared a cada paso y goteando agua (porque estamos en medio de la peor tormenta en los últimos 30 años) Y ahora imaginadnos sacándolo todo para mudarnos de nuevo en unas semanas.

La guinda del pastel ha llegado mientras me daba una ducha. El perro de la propietaria ha entrado en nuestro cuarto y se ha hecho pis en nuestra cama! Mas concretamente ha manchado la funda nórdica, las sábanas y el edredón de pluma de oca.

Hemos salido corriendo a la lavandería pero creo que han ahogado todas las ocas! Arrrggghhhh!

Goodbye edredón – Bonjour Saco de dormir

Photo by noelia

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s